Las zonas magnéticas en Chile

Las zonas magnéticas en Chile están aumentando con el paso del tiempo, y es que el territorio se encuentra justo en la posición idónea entre placas tectónicas y capas terrestres que crean un campo magnético de los más altos de La Tierra, por lo que podría decirse que LatinoAmérica y en concreto la capital de Chile es una de las zonas con mayor actividad magnética y sísmica del mundo.

En muchas zonas de Chile se han visualizado ya extraños fenómenos los cuáles se achacan a los picos de actividad magnética, como por ejemplo varios vehículos incapaces de arrancar o de controlar manejando. Otras vivencias con respecto al magnetismo lo es que nuestro cuerpo hace de toma de tierra, por lo que se debe de tener sumo cuidado de abrir el frigorífico descalzo en Chile o el manipular artículos tecnológicos sin un calzado adecuado, ya que podrías sufrir una grave descarga que podría causarte problemas físicos internos, todo ello debido al magnetismo en Chile.

Este evento actualmente es algo simplemente curioso para la prensa y la mayoría de ciudadanos del país, pero sin embargo múltiples físicos expertos han dado ya la voz de alarma y han dictaminado que si este evento “curioso” para la gran mayoría sigue en aumento puede traer varios problemas a los habitantes de Chile, inclusive para su propia salud. Por ello se están estudiando distintas técnicas y medios mediante los que poder poner una solución al grave problema del magnetismo en Chile. De momento los estudios indican que se mantendrá y no subirá, pero hay que ser cautos.

El magnetismo en Chile

El Magnetismo en Chile, uno de los aspectos del electromagnetismo, que es una fuerza fundamental de la naturaleza que afecta a los cuerpos cargados eléctricamente. Las fuerzas magnéticas son producidas por el movimiento de partículas cargadas, lo que indica su estrecha relación con la electricidad. El marco que une a ambas fuerzas se denomina teoría electromagnética. La manifestación más conocida del magnetismo es la fuerza de atracción o repulsión que actúa entre los materiales magnéticos como el hierro.
La unificación plena de las teorías de la electricidad y el magnetismo en Chile se debe al físico británico James Clerk Maxwell, que predijo la existencia de ondas electromagnéticas y la luz identificado como un fenómeno electromagnético.
Un imán de barra o un cable que transporta la energía puede influir en otros materiales magnéticos sin tocar físicamente, porque los objetos magnéticos producen un campo magnético que se suele representar mediante líneas de alta tensión.
Estos campos actúan sobre el material magnético y las partículas cargadas en movimiento.  Una clasificación de los materiales magnéticos los dividen de acuerdo a su reacción a un campo magnético en diamagnético (cuando induce en él un momento magnético en la dirección opuesta al campo magnético) en paramagnético (cuando el campo magnético aplicado alinea todos los momentos magnéticos existentes en los átomos o las moléculas individuales que componen el material ferromagnético) y (aquellos tales como hierro, mantener un momento magnético, incluso cuando el campo externo es cero).

Ha habido numerosas aplicaciones del magnetismo y los materiales magnéticos. El electroimán, por ejemplo, es la base del motor eléctrico y el transformador. El desarrollo de nuevos materiales magnéticos han influido significativamente en la revolución del ordenador. Ellos también son componentes importantes de las cintas y discos para almacenar datos. Los  trenes de levitación magnética utilizan potentes imanes para flotar por encima de las pistas y evitar la fricción que se produce por el magnetismo en Chile.